sábado, 15 de febrero de 2014

Buscando el Norte.

Ella decidió no volver nuca, jamás. Se prometió asimisma que no volvería a mirar atrás, que el pesado ya fue enterrado y que lo único que le quedaría de aquello serían los recuerdos menos dolorosos y lo aprendido. Abrirse un nuevo camino, un camino en el que poder vivir de nuevo, o quizás, vivir por primera vez. Un camino que sólo ella dirigiría, que sólo ella podría decidir por dónde pasaba, y dónde finalizaba... En resumidas cuentas, estaba perdida, no sabía quién era, ni tampoco lo que quería, pero lo que sí sabía era que no volvería a cometer los mismos malditos errores que ya había cometido en el pasado. Ahora sería feliz, feliz por si misma, sin necesidad de que nadie la mantuviera...

No hay comentarios:

Publicar un comentario