sábado, 15 de febrero de 2014

Caminando en la soledad.

Era lo que más amaba en el mundo, la soledad. Es cierto que le gustaba relacionarse, divertirse con la gente y demás, pero, necesitaba pasar tiempo con sí misma. Estar a solas, ella y su mundo, ella y el aire, ella y la naturaleza, ella y su soledad... Le gustaba caminar sola, poder perderse en sus pensamientos a la vez que se perdía por las calles. También le gustaba pararse a admirar todo lo que le rodeaba, le gustaba sentir el viento en la cara, el sol en su cara y el frío en su pecho. Le hacía sentir un poco más viva, más real...


No hay comentarios:

Publicar un comentario