domingo, 23 de febrero de 2014

Nada.

No entiendo
el mundo está lleno de controversias,
¿no es verdad?

El rico dice no tener dinero
cuando una buena cama tiene.
El canario encerrado en su jaula,
entre cantos y cantos,
añora su libertad
pero bien parece ser feliz.
Y el suicida,
oh,
agraciado quien pueda comprender
su atracción por la muerte,
y pueda apreciar
que no es odio por la vida lo que sienten,
sino,
algo más fuerte.

Y qué me dices de esa gente,
que,
sin saber el sabor de una lágrima,
el dolor de una tormenta,
y el abrazo de la soledad,
se atreven a decir
que han hecho frente a una tempestad.

Y así es el mundo,
lleno de controversias,
dónde
el que habla no entiende lo que dice,
y el que calla tiene mil mundos que
se desvanecen en la nada.

En la nada,
porque ahí es donde se queda todo,
ya sea:
insignificante
grandioso
curioso
inútil
o despiadado.
Pues al fin y al cabo,
eso es lo que somos y seremos,
nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario