domingo, 4 de mayo de 2014

Sentada en el caos.

Apenas son las dos de la tarde, te levantaste hace unas horas y ya estás cansada. Y así siempre, no eres capaz de aguantar un día entero de pié, ya no eres capaz de sobrevivir sin caer. Necesitas tumbarte y apartar la luz de ti, apartar los pensamientos y dormir, pero no consigues descansar. Sí, te duermes, el dolor a disminuido pero te levantas con una pesadilla y el malestar sigue ahí, contigo, siempre.
Bebés un poquito de agua y te paras a pensar antes de seguir con "tu vida" o almenos con lo que queda de ella. Te gustaría seguir siendo la de antes, quieres una solución pero no estas dispuesta a pagar precio por ella, no te atreves, eres una cobarde. Y entonces te hundes más y más y más y más y más...
Intentas coger las riendas de tu vida pero se te resbalan, ya no te queda tanta fuerza como antes y la desesperación por perderlas te hacen balancearte y... y... y... Y no sabes como seguir, no te rindes pero tampoco luchas, no acabas con todo pero tampoco empiezas algo nuevo, NO HACES NADA, NADA.
Sólo te paras a ver la vida pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario