miércoles, 15 de octubre de 2014

XVI

Voy por plena Gran Via, llena de gente y aún así, al oler tu perfume me giro, pero no eres tú, es un hombre cualquiera, con un traje, pero no eres tú. Y duele.
Mira que nunca me gustaron los perfumes de hombre, los aborrecía, pero ahora, mojo bragas cuando te acercas.
A veces, no sé ni lo que me dices, ya no te escucho si te miro a lo ojos, solo intento vernos juntos en ellos. Hace mucho que no te miro con el fin de analizarte, ya no me hace falta; se que cuando arrugas el entrecejo viene algo serio, que cuando aprietas los labios es para reirte al momento, que cuando sabes que te miran posas y cuando no te balanceas, y que te gusta provocar aunque no sea de broma. Por eso ya no te analizo, solo te admiro, me permito el capricho de poder observarte...

No hay comentarios:

Publicar un comentario