jueves, 6 de noviembre de 2014

De frente con la vida

¿Sabes que? Ya soy feliz.
Bueno, para ser sinceros, aún no lo soy, pero estoy en proceso de remodelaje, de volver a mi forma más interna, de volver a ser aquello que era antes de que te fueras.

Ya no escucho esa cancion porque me recuerde a ti, no, ahora la paso y escucho la siguiente, sin más, sin tristeza. La verdad es que ha sido fácil. No echo de menos a tu persona pero a veces, echo de menos aquello que podríamos a ver sido y nunca fuimos; pero no de una forma melancólica e hiriente no, sino como un simple recuerdo de lo inocente que puedo llegar a ser.

Ya no me acuerdo de ti al pasar por ese banco, o al mirar a mi derecha y ver que no estás, ni tampoco me da por mirar nuestras antiguas fotos no, ya no, y es eso lo que me hace estar feliz.

"Estar feliz para ser feliz."

Muy repetitivo pero es un pensamiento que se acaba materializando; y quizás de aquí a unos meses ni me reconozcan, pues llevo tanto tiempo estropeada que no se acordaran de mi antiguo yo, de mi yo más interno.
Y poco a poco voy venciendo, ya no me asusta mirar a los ojos, o cruzar por la esquina de un parque repleto, ni encararme con mis enemigos. Ya no, ya todo esta cambiando y ahora soy mas fuerte, más fuerte que nunca.

1 comentario:

  1. Me gustan tus relatos honestos que obligan a sonreír amablemente.

    ResponderEliminar