sábado, 15 de noviembre de 2014

Hoy brilla el sol

Estábamos perdiendo las viejas costumbres, y eso ella no lo podía permitir. Así pues, empezó a desechar todos los escombros y a recuperar todas las flores del pasado; y poquito a poco, casi sin darse cuenta e inmediatamente, habia construido de nuevo su antiguo palacio.
En el brillaba el Sol, abandonando toda sombra en el jardín del vecino; era grande y narcisista (pero sin ningún toque egoísta), con un interior muy laberíntico, en el cual muchos se perdían y pocos llegaban hasta el final. Pero eso era lo divertido, ver como nobles prepotentes llegaban hasta una habitación sin salida pensando haber llegado hasta su meta, o ver cutres paisanos subir por escaleras y no llegar a ninguna parte...
Por fin era libre, después de encontrarse con su antiguo yo y de despedirse de todos los despojos, era libre; ya no era la de hace unos días, ni la de hace unos años, era una nueva version de su yo en potencia, era, sin más dilataciones, esa chica que siempre quiso ser; y por fin, podía bailar de nuevo al compás de su cordura en sus amplios salones.

1 comentario:

  1. Digno de aplaudir y quitarse el sombrero.Muchas gracias

    ResponderEliminar