lunes, 5 de enero de 2015

Heridas abiertas

Bonita herida la tuya, ¿cuanto te costó? Diecisiete meses, un curso entero y tres amigos; ah y mi antiguo yo, eso es todo lo que perdí, porque en esta guerra acabó ganando él.
Se metió sin yo quererlo, huía y corría por otros laberintos pero siempre me encontraba, y se divertía. Fue entonces cuando decidí entrar en el juego, cerré mis laberintos y empecé con mis acertijos; ahora nos divertíamos los dos y este fue mi gran error.
¿Para mi? Para mi era como ver una película en la televisión, seguía el ritmo de los acontecimientos dando un poquito de suspense y un poquito de cachondeo.
Y para él... él es que vivia en un juego constante, tansolo era un personaje más en su cuento de adultos.
Pero yo decidí que en este cuento debía ser algo más que otro personaje, sino el personaje estrella,  siendo asi mi egocentrismo el culpable de mi derrota; pues este egocentrismo paso a llamarse amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario