martes, 21 de abril de 2015

Buscando Roma.

Nos mienten casi con la misma frecuencia que respiramos.
Aceptemoslo.
Que no todos los caminos llegan a Roma; algunos acaban en la curva de su espalda.
Que el viento susurra verdades que no queremos oír; y evitamos miradas que nos dicen todo y más.
Más.
Queremos y queremos más, nunca nos cansamos de desear pero si de esperar.
Que queremos que aguanten tempestades por nosotros pero no somos capaces de limpiar lágrimas ajenas.
Que somos capaces de perdernos la primera carcajada de un niño por el simple barullo de la policia en las calles.
Que lo unico que quiero es que te calles y disfrutes; que apages el televisor y experimentes tu propia telenovela, porque ahí sentado lo único que haces es gastar tiempo.
Tiempo, que podrias invertir en abrir callejones para llegar hasta Roma; para darle en la cara a aquellos que huyen del amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada