domingo, 5 de abril de 2015

Sé fuerte te dicen, pero no te traiciones te dicen...

Desde pequeños nos intentan implicar valores como la lealtad, la amabilidad o la empatia; pero dime, ¿qué porcentaje acaba siendo buenas personas? Este porcentaje es mínimo, el 40, o quizás el 30. ¿Y para qué? Si luego esa minoría son las que más sufren; las que se levantan cada día ofreciendole una sonrisa al mundo y acaban echos mierda por la dura realidad; porque nadie les dijo que no todo el mundo te quiere a su lado, ni que te puedas fiar de todos (para ser realistas, ni de tu propia sombra), que no te sirve de nada ir de frente si nadie lo hace, ni tampoco buscar la verdad porque es bastante dura y duele. Claro, ese tipo de cosas no te las dicen.
Y al final acabas deambulando por las calles en busca de tu propio ser, porque hubo una vez que intentaste ser como ellos para sufrir menos, pero tu no podias ser así y tampoco te sentias a gusto; deambulas por callejones para que alguna sombra te deslumbre con algún consejo que realmente te ayude.
Y la verdad es que aquí no hay buenos ni malos, simplemente personas que quieren ser libres, porqur en la libertad está tu felicidad; lo que pasa es que algunos acuden al camino fácil para llegar a ella, y otros, intentan llegar a ella haciendo los menos destrozos posibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario